Dirección de Vida o Proyecto de Vida

Jueves 18 de agosto de 2005, por Paz Fuerza y Alegría

Buscar la dirección es empezar a buscar ese modo de estar en el mundo. Todo depende de que elijas una dirección y que la mantengas pase lo que pase, la dirección es algo que es positivo para ti, para quienes te rodean y para otros.

Lectura: Se leyó rápidamente los apuntes de la reunión del 10 de Agosto

Ahora en relación a este párrafo: “Porque la atmósfera social está envenenada de crueldad, nuestras relaciones personales se hacen cada día más crueles y el trato que se da uno a sí mismo es también cada vez más cruel.”

La actitud amable: Tener amabilidad con los mecanismos que operan como impedimentos. No queremos grabar forzamientos en este trabajo. ¿Cómo me trato a mi mismo en relación con lo que quiero lograr? En todo nuestro proceso hemos trabajado el "tratar a los demás como quiero que me traten" y también corresponde ese trato con uno mismo. El proceso es difícil, necesitamos esa amabilidad como forma. ¿Cómo podemos hacer una construcción nueva? ¿Cómo enfrento algo difícil? Si trato a otro mal, puedo volver a pedirle disculpas, pero ¿cómo hago conmigo? Valorar la construcción que hacemos. La amabilidad es distensa, cálida, querida. Ablandarnos, no endurecernos.

Trabajo en Grupo:

Intercambio acerca de la reflexión de la semana acerca de esa dirección que busco, ese modo de estar en el mundo… de los anhelos, deseos más profundos o esa imagen que uno tiene de uno mismo a futuro. (12 años… o más).

Lecturas:

Apuntes del Retiro de la Fuerza.

En alguna conversación, hace un tiempo, alguien preguntó a Silo: "¿cómo hago para ser como tu?" y el le respondió "cuando tu profundices en ti y yo en mi, allí nos encontraremos".

Buscar la dirección es empezar a buscar ese modo de estar en el mundo. Todo depende de que elijas una dirección y que la mantengas pase lo que pase, la dirección es algo que es positivo para ti, para quienes te rodean y para otros. Es allí donde tenemos que hacer un esfuerzo... tienes que romper el umbral.

Recomendaciones:

Seguir dándole vueltas al tema de la imagen trazadora esa dirección que buscamos es una imagen que me guiara (elevemos el deseo), NO es el proyecto, NO es la planificación… no podemos confundir la planificación con la imagen trazadora. Porque si nos quedamos solo con la imagen trazadora estamos propensos al accidente, es ingenuo pensar que no tendré desvíos, accidentes, cambios, obstáculos, para eso después vamos a proyectar y planificar.

Fragmento de la Curación del sufrimiento.

“Hay un tipo de sufrimiento que no puede retroceder frente al avance de la ciencia ni frente al avance de la justicia. Ese tipo de sufrimiento, que es estrictamente de tu mente, retrocede frente a la fe, frente a la alegría de vivir, frente al amor. Debes saber que este sufrimiento está siempre basado en la violencia que hay en tu propia conciencia. Sufres porque temes perder lo que tienes, o por lo que ya has perdido, o por lo que desesperas alcanzar. Sufres porque no tienes, o porque sientes temor en general... He ahí los grandes enemigos del hombre: el temor a la enfermedad, el temor a la pobreza, el temor a la muerte, el temor a la soledad. Todos estos son sufrimientos propios de tu mente; todos ellos delatan la violencia interna, la violencia que hay en tu mente. Fíjate que esa violencia siempre deriva del deseo. Cuanto más violento es un hombre, más groseros son sus deseos.

Quisiera proponerte una historia que sucedió hace mucho tiempo.

Existió un viajero que tuvo que hacer una larga travesía. Entonces, ató su animal a un carro y emprendió una larga marcha hacia un largo destino y con un límite fijo de tiempo. Al animal lo llamo “Necesidad”, al carro “Deseo”, a una rueda la llamó “Placer” y a la otra “Dolor”. Así pues, el viajero llevaba su carro a derecha e izquierda, pero siempre hacia su destino. Cuanto más velozmente andaba el carro, más rápidamente se movían las ruedas del Placer y el Dolor, conectadas como estaban por el mismo eje y transportando como estaban al carro del Deseo. Como el viaje era muy largo, nuestro viajero se aburría. Decidió entonces decorarlo, ornamentarlo con muchas bellezas, y así lo fue haciendo. Pero cuanto más embelleció el carro del Deseo más pesado se hizo para la Necesidad. De tal manera que en las curvas y en las cuestas empinadas, el pobre animal desfallecía no pudiendo arrastrar el carro del Deseo. En los caminos arenosos las ruedas del Placer y el Sufrimiento se incrustaban en el piso. Así, desesperó un día el viajero porque era muy largo el camino y estaba muy lejos su destino. Decidió meditar sobre el problema esa noche y, al hacerlo, escuchó el relincho de su viejo amigo. Comprendiendo el mensaje, a la mañana siguiente desbarató la ornamentación del carro, lo alivió de sus pesos y muy temprano llevó al trote a su animal avanzando hacia su destino. No obstante, había perdido un tiempo que ya era irrecuperable. A la noche siguiente volvió a meditar y comprendió, por un nuevo aviso de su amigo, que tenía ahora que acometer una tarea doblemente difícil, porque significaba su desprendimiento. Muy de madrugada sacrificó el carro del Deseo. Es cierto que al hacerlo perdió la rueda del Placer, pero con ella perdió también la rueda del Sufrimiento. Montó sobre el animal de la Necesidad, sobre sus lomos, y comenzó al galope por las verdes praderas hasta llegar a su destino.

Fíjate cómo el deseo puede arrinconarte. Hay deseos de distinta calidad. Hay deseos más groseros y hay deseos más elevados. ¡Eleva el deseo, supera el deseo, purifica el deseo!, que habrás seguramente de sacrificar con eso la rueda del placer pero también la rueda del sufrimiento.”

Recomendación: El sentido y El Sinsentido y El Camino

blog comments powered by Disqus
Inicio | Noticias | En acción | Principios | El Movimiento | El Mensaje | Materiales | Quienes somos | Reflexiones
| | Mapa del sitio | Correo
Desarrollado por Atarraya: tejedores de saber social